Viajando

Amante del mundo de los viajes, cuento experiencias

Perú: viajando por el paraíso de la gastronomía

Travel 1 te presenta un país de América del Sur que merece la pena visitar: Perú. Dicen que una de las mejores maneras de conocer un país es a través de su gastronomía, pero, en el caso de Perú, la gastronomía es un imprescindible, pues supone un verdadero viaje por todos sus rincones. Pero, además de tener una gastronomía tan variada como sus tierras, también ella está marcada por la fusión de diversas culturas desde la española, hasta la china o japonesa.

Pero empecemos por el principio. Perú es uno de los países con mayor variedad de ecosistemas: valles, mesetas, una costa desértica y la selva del Amazonas. Esa variedad también le convierte en uno de los países con mayor biodiversidad del mundo. Y esa biodiversidad se traduce en un sinfín de ingredientes que hacen que la cocina peruana sea única en el mundo: carnes, pescados de mar y de agua dulce, verduras, frutas, especias… 

Por ejemplo, se cultivan 2500 tipos de papa o patata diferente en la región andina peruana, hay 150 variedades diferentes de carrote (una especie de tubérculo a medio camino entre la patata y el boniato) y se encuentran más de 500 especies diferentes de frutos. Una cocina con más de 500 platos típicos diferentes, que van desde el ceviche, que es una receta de las más tradicionales, hasta el Pisco Sour, inventado en Perú en el siglo XX. Existen más de 2500 tipos de sopas distintas, unos 250 postres tradicionales… una locura para el paladar.

Cada zona de Perú tiene su cocina particular: cocina marina, cocina criolla, cocina andina, cocina de la selva… Al viajar a Perú, podemos ver paisajes que van desde el desierto, hasta la selva y además, esos paisajes se pueden saborear.

A la variedad geográfica se une el mestizaje de diferentes flujos migratorios que han hecho de la gastronomía peruana un fenómeno único en el mundo que es apreciado por los mejores chefs. Primero, los españoles, que aportaron también la influencia de la cocina morisca; los chefs franceses que huyeron de la Revolución Francesa instalándose en Perú y las migraciones chino-mandarina, japonesa e italiana del s.XIX han enriquecido una ya variada cocina tradicional que ha sabido integrar ingredientes llegados de otras latitudes con sus ingredientes tradicionales.

Perú es un paraíso, no solo por su variado paisaje de mar, montaña, selva o plano, sino también por esa variada, reconocida y exquisita gastronomía.

Conoce la Toscana en 3 días

El tiempo ideal y recomendable para conocer esta región italiana sería de una semana pero sabemos que eso es muy difícil. Cuando decidimos ir de vacaciones a un país extranjero la duración suele reducirse debido al tema económico, por ello hoy intentaremos resumir los mejores rincones de la Toscana para conocer en 3 días.

Primer día

Nuestro primer destino puede ser conocer la ciudad de Florencia. El aeropuerto de la capital de la Toscana se encuentra a 15 minutos, por lo tanto, para un viaje de pocos días quizás sea mejor utilizar el transporte público, el cual cuenta con buenas comunicaciones.

Comenzaremos visitando la Catedral de Santa María Novella. La belleza con la que este este edificio -de mármol blanco, verde y rojo- cuenta es asombrosa. Comenzó a construirse en el año 1400 y fue concluida 40 años más tarde.

Continuaremos nuestro camino hacia el centro histórico de la ciudad donde nos encontraremos con la plaza de la Signoria. E iremos hacia el Ponte Vecchio y al Palazzo Pitti. Allí se encuentra uno de los jardines más bonitos del Renacimiento Italiano.

Caminando por la ribera del rio Arno llegaremos hasta el Ponte delle Grazie. Una vez cruzado el puente estaría bien visitar la Basilica de Santa Croce, lugar donde Michelangelo o Macchiavelli fueron enterrados, y el Borgo di Santa Croce.

El Palazzo Strozzi sería un punto interesante a conocer ya que acoge en ocasiones exposiciones bastante importantes. Y por último, en el Borgo di San Lorenzo podemos encontrar un mercado tradicional florentino.

Segundo día

En el ecuador de nuestro viaje deberíamos aprovechar para visitar dos importantes ciudades medievales: Siena y San Gimignano.

En cuanto a Siena, una de las ciudades góticas por excelencia puntos claves a conocer en la ciudad serían: el Duomo di Siena, el Palazzo Piccolomini, el Museo dell’Opera, la Piazza del Campo y el Museo dei Fisiocritici. Para conseguir hacernos una idea general sobre lo que fue esta ciudad y lo que sigue siendo estos puntos son claves.

La segunda parte de la etapa de nuestro segundo día sería en San Gimignano. Esta ciudad se mantiene casi intacta a pesar del paso de los años y sigue conservando 14 torres, entre ellas la Torre Grossa es la mayor y en la ciudad no puede construirse con una altura mayor a esta.

En cuanto a las iglesias, la Collegiata es uno de los puntos más importantes de la ciudad ya que cuenta con numerosas recreaciones de la biblia. Además de la Chiesa di San’t Agostino o la Cappella de San Bartolo.

Y las plazas más importantes: Piazza della Cisterna, Piazza Duomo Piazza Pecori y Piazza delle Erbe.

Tercer día

En nuestro último día nuestra recomendación sería visitar las ciudades de Lucca y de Pisa.

Los principales monumentos de Lucca serían: el Anfiteatro Romano, el Duomo de San Martino, el Palazzo dei Guinigi, la Chiesa de San Michele in Foro, la casa natal de Giacomo Puccini, la Chuesa di S. Giovani e S. Reparta y la Via Fillungo.

Mientras en la ciudad de Pisa, conocida debido a su famosísima Torre inclinada, cuenta con numerosos rincones: el Ponte di Mezzo en el río Arno, Borgo Stretto, Via Dini, la Piazza dei Cavalieri, la Scuola Normale Superiore, el Palazzo dell’Orologio y la Piazza dei Miracoli, donde encontratremos el Duomo y la Torre inclinada de Pisa.

Si nuestro destino lo programamos para acabar en Pisa sería perfecto ya que cuenta con el aeropuerto mayor de toda la Toscana.

Sin duda alguna, después de esta breve visita seguro que queremos volver para disfrutar de los preciosos rincones que esta región esconde.

[Arriba]

Madagascar, naturaleza a flor de piel

En nuestro particular paseo semanal por el mundo, hoy tenemos parada en el continente africano. Madagascar en concreto ha sido nuestro destino elegido para animarte un día más a recorrer cada rincón mágico de nuestro planeta.

Sus condiciones climatológicas lo convierten en uno de los lugares más atractivos de África. Durante todo el año las temperaturas giran en torno a los 20 y los 29 grados. Ofrece además una variedad inimaginable tanto de flora como de fauna. Se cifra que en la isla hay 58% de los animales y las plantas del total del planeta.

El tamaño la convierte en la cuarta isla más grande del mundo. Bañada por el océano Índico, tiene multitud de ciudades interesantes que visitar. Algunas de ellas son Ananalava, una urbe pequeña ideal para pasar unas vacaciones de descanso; Morondava está frente a Mozambique y cuenta con las playas más hermosas del país donde la canoa o el kayak son los deportes más practicados; y como no Antananarivo, la capital de Madagascar y la ciudad más grande de la isla ofrece paisajes espectaculares gracias a las montañas y al río que baña los alrededores.

La naturaleza, es sin duda uno de los principales atractivos del lugar. Para empezar te recomendamos viajar hasta el Parque Nacional de la Montaña de Ámbar. Selva tropical y diversa fauna y 75 especies diferentes de aves viven en su interior. Para viajar puedes acceder a través de un taxi que te ofrecerán las compañías hoteleras, aunque también puedes contratar uno privado, que seguramente será bastante más económico.

El Canyon de Singes no deja indiferente a nadie. Recibe este nombre haciendo referencia al cañón de los monos donde la naturaleza ofrece una estampa bella en todos los aspectos. En sus alrededores conviven una gran variedad de lémures jugando con la vegetación y los árboles que hay.

El Parque Nacional de Isalo, es de nuevo una maravilla que la naturaleza tiene reservada para los visitantes. Antes de adentrarte en él tendrás que hacerte con los servicios de algún guía, viajar en solitario puede resultar algo peligroso.

Y para terminar, te recomendamos un lugar en este caso no hermosos por la naturaleza sino por la arquitectura. Hablamos de la Colina Real de Ambohimanga. Contiene los restos de lo que era una antigua ciudad, además de tumbas y diferentes lugares sagrados. Su belleza lo llevó a ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001.

[Arriba]

Copenhague, Vive en un cuento

Si hay algún lugar con mucho encanto e historia, ese es la ciudad danesa Copenhague. Sus parques de atracciones, sus museos, sus castillos, sus costumbres y su Guardia Real hacen de la capital de Dinamarca una de las más bellas del mundo.

En lo que respecta a su cultura gastronómica, te recomendamos en Noma, el mejor restaurante de la ciudad. Una muestra de ello es que es el único que ha conseguido dos estrellas Michelin en Dinamarca. Es difícil hacer la reserva, pero con mucha antelación podrás conseguirlo.

Copenhague siempre ha sido muy conocida por sus objetos de diseño y por su moda internacional y escandinava. En el centro de la ciudad encontrarás pequeñas pero acogedoras boutiques y grandes almacenes con marcas conocidas y otras, más exclusivas.

Cuando pienses que sus habitantes duermen, la ciudad está más viva que nunca. Copenhague está poblada de bares de vinos de moda, grandes discotecas y pequeños pubs. Entre sus calles, tienes que aprender a jugar a los dados, típico francés.

Centro neurálgico cultural e histórico te invitamos a visitar la impresionante Iglesia de Mármol, con la cúpula más grande de Escandinavia; los Salones reales del Palacio de Christianborg que actualmente es el Parlamento; la catedral donde se casó el príncipe heredero, la Catedral de Copenhague; el Jardín del Rey y el Castillo de Rosenborg, donde se encuentran las joyas de la Corona. También puedes hacer una excursión a la casa de ficción de Hamlet en el Castillo de Kronborg, en Elsinor; o la Catedral de Roskilde, el cementerio real.

No puedes marcharte sin antes haber visitado la casa de invierno de la familia real, el Palacio de Amalienborg. Cerca de la Plaza del Rey, el palacio lo constituyen cuatro enormes casas donde tendrás la oportunidad de conocer a la Guardia Real. Éstos salen a mediodía diariamente desde la Plaza del Ayuntamiento hasta llegar a su puesto de trabajo. Un auténtico espectáculo gratuito que merece la pena ver y donde tendrás la oportunidad de fotografiarte con ellos.

Como podemos comprobar una ciudad divertida y bonita de la que acabarás encandilado y en la que debes aprovechar cualquier minuto, de otra forma, no sería posible disfrutarla.

[Arriba]

Visita Portugal

Hoy me he levantado con ganas de viajar. Con ganas de conocer otro país repleto de distintas tradiciones, costumbres, su gente, su patrimonio… Y no sé porque me ha venido a la cabeza una ciudad, Lisboa. Siempre me han hablado bien de este país limítrofe a España. Pero a pesar de su ubicación tan cercana, aún aparece en mi lista de “destinos que visitar”.

He elegido este país por varios motivos que me han llamado la atención, entre ellos:

Las playas

Portugal son kilómetros y kilómetros de costa que el Atlántico regala para colmar todos tus deseos playeros. Paisajes de distinto relieve donde podrás encontrar desde largas extensiones salpicada con sombrillas y pasarelas de madera como en Comporta. Calas escondidas semidesérticas como las que podrás encontrar en Alentejo. Elegantes playas urbanas, como las de Cascais, o las fantásticas playas del Algarve.

Oporto

Esta ciudad es la originalidad transformada en calles y preciosos rincones, donde podrás visitar la bodega de Vila Nova de Gaia, o la librería más bonita del mundo. Arte, cultura y color unidos en el nombre de Oporto.

Lisboa

Pero si Oporto es bonito, sólo hace falta pasarse por la capital de Portugal, para terminar de enamorarte de este país. Bairo Alto y Alfama llenos de rollaco, tranvías amarillos, edificios post-terremoto, todo este encanto especial forman la ciudad de Lisboa.

La gastronomía

Las aceitunas, el aceite, los quesitos…O sólo fijémonos en los pataniscos que ponen antes de que llegue el caldo verde, el frango asado, o el bacalhau. Y la manteiga, siempre con sal. Toda una mezcla de sabores y aromas que no puedes perderte si vienes a Portugal.

La arquitectura

De la Iglesia de Braga a la Casa de Chá de Motosinhos de Álvaro Siza, o la Casa da música de porto al estilo manuelino del Monasterio de Batalha, los edificios portugueses destilan un estilo propio que los hace distintos y especiales. Pero no sólo podrás encontrar iglesias, está el palacio tan misterioso de la Quinta da Regaleira de Sintra, majestuoso, pertenece a otro mundo.

Las islas

Madeira y el archipiélago de las Azores son de los destinos favoritos por los turistas en Portugal. Ofreciendo nuevas experiencias donde podrás encontrar piedras volcánicas, playas donde siempre es primavera, huellas de la época de los descubrimientos, y una fauna y flora espectacular que terminarán por dejarte con la boca abierta.

Sí, yo ya tengo decidido dónde voy a ir este verano. ¿Y tú? ¿Lo sabes ya?

[Arriba]

Consejos para pasar unas vacaciones inolvidables con tu pareja

En esta época del año es costumbre pasar unos días de descanso con nuestra pareja, en los que en ciertas ocasiones puede salir perfecto, pero en los que otras veces, los enamorados salen “dos por tres calles”. Con esto quiero decir que para muchos, las vacaciones suelen ser una experiencia inolvidable y para otros, un completo infierno. En este sentido, para evitar ese “mal sabor de boca”, ambos tenéis que estar concienciados de que tenéis que dar lo mejor de vosotros para que nada malo ocurra.

Por ello, os propongo ciertos consejos para erradicar por completo esos “malos rollos” que pueden surgir por pasar varios días juntos, las veinticuatro horas pegados. Básicamente porque, si el resto del año cada uno vive en casa con sus padres, en verano pueden salir todos los sentimientos “a flor de piel”.

Por lo tanto, para que la convivencia estival con vuestra pareja no sea una pesadilla, interiorizad estas propuestas que funcionan de forma eficaz:

EVITAD IDEALIZAR LAS VACACIONES
El primer error que surge por parte de la mayoría de las parejas, es creer previamente que esos días van a ser excepcionales. Eso es algo utópico. En tus vacaciones no sabes lo que va a pasar, hasta que no llegues allí y lo viváis por vosotros mismos. Entonces, os recomiendo que no planeéis ni planifiquéis las vacaciones, puesto a que todo sale mejor de manera improvisada. Si organizáis paso por paso, nada saldrá así. ¡Os lo digo por experiencia!.

INTENTAD NO PASAR LOS VEINTICUATRO HORAS CON TU NOVI@
Esto es tan fácil como que es muy brusco el no verse durante el resto del año de forma constante a hacerlo directamente durante estos días. Que os quede claro que si llegáis a ese extremo, sin ir poco a poco, los roces llegarán y “no es plato de buen gusto” que en vacaciones discutáis. Con lo cual, mi consejo es que, si puede ser, alguno de los días quedéis con familia, con amigos (si coincide), o por el contrario, intentad hacer amigos.

ES NECESARIO QUE TENGÁIS MOMENTOS EXCLUSIVOS DE INTIMIDAD
Completamente opuesto a la propuesta anterior, tenéis que tener muy en cuenta que las vacaciones son el momento más íntimo del año en el que la pareja se puede conocer mejor. Así pues, lo que tenéis que hacer es, algunos ratos de las vacaciones quedaos solos en la habitación del hotel o del apartamento, y conoceros al 100%. Hablar, veros una película o hacer el amor apasionadamente. En esos momentos, veréis si de verdad, podéis ser una pareja duradera o efímera.

LA PAREJA “DEBE SER UNA EMPRESA”
A lo mejor suena a chiste, pero es la verdad. Tenéis que negociar. Tenéis que poner en común vuestros puntos de vista y llegar a un acuerdo. Como digo yo, la pareja se complementa dando cada uno, al menos, un 50% de sus pensamientos, y compartirlos con el 50% del otr@.

NO PONEOS BARRERAS NI OBSTÁCULOS
Esto quiere decir que “dejes las manías en casa”. Procura no actuar como lo haces en tu casa. Respeta y sé prudente, porque muchas veces no sabes como va a reaccionar tu pareja. Ve poco a poco, que tu pareja te vaya conociendo pausadamente, no le implantes de repente tus costumbres.

QUÉDATE CON LO BUENO DE TU PAREJA
No seas quisquillos@. No saques punta a cualquier acto involuntario, sin ámbito de ofender de tu pareja, ya que probablemente os haría discutir de forma compulsiva. Debéis quedaros con el lado bueno de las cosas, y no ser rencorosos. Todo el mundo se puede equivocar. Aprende a saber perdonar, y sobre todo, a entender que, si tu te equivocas, te encantaría que tu pareja no se lo tomase a mal ni como algo personal.

A fin de cuentas, procurad que las vacaciones sean fascinantes, inolvidables e irrepetibles, y por supuesto, concienciaros de que si os vais de viaje juntos es para que haya muchos momentos posteriores así. Intentad dar todo lo mejor de vosotros mismos, os sentiréis personalmente muchísimo mejor. Haced todo lo posible para sacar lo más maravilloso de vosotros y día a día, seguid enamorando a vuestra pareja, ¡y qué mejor que hacerlo en vuestros días de descanso!

[Arriba]

Atrévete a perderte por Arabia

En los últimos años los países árabes han sufrido un enorme descenso en la recepción de turistas por miedo al terrorismo y la yihad. Aunque se esperaba que 2015 fuera el punto de inflexión los pronósticos no se han cumplido debido a los atentados de París. Sin embargo, los territorios de Arabia siguen siendo una buena elección para disfrutar de un viaje cultura y social.

Arabia Saudí
Las dos ciudades más importantes para el Islam no permiten la entrada a personas que no profesen la fe musulmana. Estas son La Meca, donde se encuentra la Kaaba, el monumento con más peregrinación del mundo, y Medina, la ciudad a la acudió Mahoma. Para visitar nos encontramos la capital Riad, que posee varios vestigios del pasado como la Torre del Reloj, la Fortaleza de Masmak y el barrio Bata donde destaca su mercado. Además encontramos Yida, una zona con puerto donde realizar numerosas actividades, y Abha, en la que se encuentra el Parque Nacional de Asir para descansar de tanto desierto.

Emiratos Árabes Unidos
Aunque la capital es Abu Dabi, el centro neurálgico del país es Dubai. Capital del modernismo, posee el único museo bajo el agua, islas artificiales que conforman palmeras y una vista del mundo, el edificio más alto del globo como es el Bjur Khalifa y también la fuente más alta. Visitas obligadas son el Museo y la Mezquita de Jameirah, además del Burj Al Arab, símbolo de la ciudad. Lejos de aquí, la Mezquita de Al Zayed y el Emirato de Fujairah.

Catar
El fútbol está provocando una aún mayor expansión. Cada vez son más las estrellas que terminan aquí su carrera y acogerán el Mundial de 2022. La capital, Doha, nos ofrece la mayor oferta. Desde el Museo de Arte Islámico, la bahía, The Pearl o perderse por la ciudad. Más alejado, vemos el Museo de Al-Wakrah, el Fuerte de Al Zubara o las playas de Dukhan.

Norte de Arabia
Aunque no todo su territorio está en la Península Arábiga, Jordania e Irak deben estar en la lista. En el primero de ellos, destaca la ciudad de Petra, uno de los monumentos más importantes del mundo. También debemos ver Jerash, Wadi Rum y flotar en el Mar Muerto. Irak es de momento peligrosa, en un futuro se debería visitar Bagdad, Basora y las ruinas de Babilonia.

Sur de Arabia y los más pequeños
En Omán, y en concreto en su capital Mascate, encontramos el mayor zoco cubierto del mundo. Hay que visitar la ciudad costera de Salalah y los fuertes de Nakhal, Al-Mirani o Sohar. En Yemen destaca el Palacio de Ghundam, el Museo Nacional y las Cisternas de Tawila. Al este de la península se encuentran Kuwait y Baréin, dos países en los que perderse en los cambios de escena que presentan la modernidad de los rascacielos cuando choca con los preciosos cascos históricos.

[Arriba]

Escápate un fin de semana a uno de estos pueblos

Septiembre ha llegado, pero no como un salto de calendario más, sino que este mes es sinónimo de comienzos, de nuevos propósitos y de la vuelta al cole.

Por lo tanto, una cosa que podemos proponernos es viajar más. Y como no siempre es posible disponer de todas las vacaciones que nos gustaría tenemos que buscar huecos. Una de las cosas que podemos hacer es aprovechar los fines de semana para realizar escapadas.

En vez de dedicar fines de semana enteros a no hacer nada o, a hacer lo mismo de siempre, podemos aprovecharlos para conocer pequeños pueblos “cercanos” pero con mucho encanto.

El turismo rural es una buena fórmula para conocer la verdadera esencia de la zona y un punto de partida perfecto para conocer los alrededores, además de servir para descansar.

Por lo tanto, estas son algunas localidades que deberíamos conocer:

Trillo, Guadalajara

Si decidiéramos viajar a este rinconcito de la alcarria, sin duda nos enamoraríamos como hizo Camilo José Cela en su momento, llegando a relatar su aventura por diferentes puntos de Guadalajara en el Viaje a la Alcarria.

Lo más característico de este pueblo es el puente sobre el río Tajo, siendo de mediados del siglo XVI pero, que probablemente tuviera una fecha anterior si en la guerra de la independencia no lo hubieran volado.

La cascada del río Cifuentes es otro punto a tener en cuenta ya que desciende con más de 15 metros de altura una abundante cantidad de agua escalonada.

Pedraza de la Sierra, Segovia

Aquí encontraremos palacios medievales de los siglos VIII al XV, o abundantes casas señoriales. Además, tendremos que tener en cuenta la iglesia de Santa María, el castillo o la plaza mayor. En la ya mencionada plaza mayor, durante el mes de julio se celebran los Conciertos de Velas, se trata de música clásica mientras 45.000 velas acompañan.

Toro, Zamora

Perderse entre las calles de este pueblo puede ser la mejor alternativa para descubrir un lugar que continua inalterable al paso del tiempo. Un pueblo que nace junto al río Duero, a 739 metros de altitud.

Además tenemos que saber que esta villa fue nombrada Conjunto Histórico Artístico, alguna cosa tendrá para conseguir ese privilegio.

Viajar siempre enriquece y hace que te olvides de la rutina. Por lo tanto, ¿por qué no nos proponemos conocer un pueblo cada mes? De esta forma conseguiríamos que nuestra vuelta de vacaciones no fuera tan dura ya que estaríamos constantemente planeando nuestra próxima escapada.

[Arriba]

Un crucero por el Caribe

Un crucero es una forma muy especial de turismo que toda persona debería realizar una vez en la vida. Vivir esa sensación de ver el anochecer en un lugar y levantarse en otro totalmente alejado es como un sueño, como un viaje en el tiempo que desde niños, y no tan niños, todos soñamos. Esta experiencia te permite conocer distintos lugares en unas mismas vacaciones, sitios variados, exquisitos, y sin la necesidad de realizar excursiones para conocer el entorno. El barco atraca y eres libre de conocer costumbres, tradiciones y demás riquezas de las gentes del lugar. Y por la noche, mientras el barco se desliza por el océano, tu puedes relajarte disfrutando de los espectáculos y la juerga del interior del navío.

En este blog os hemos mostrado algunas vivencias en los cruceros, pero hay una ruta preciosa no tan conocida quizá como la que recorre el Mediterráneo o las islas griegas: un crucero por el mar Caribe. Existen diversos trayectos que te llevarán a lugares diferentes, ya que no se pueden conocer absolutamente todas las islas en tan sólo 9 días y 7 noches, que suele ser la oferta más extendida en los viajes en barco. Sin embargo, todas te permitirán descubrir las preciosas playas de arena blanca y las transparentes aguas que dejan ver cómo bonitos peces tropicales se desplazan a tus pies.

Las pirámides mayas cerca de Cancún, las famosas Islas Caimán, navegar entre cocodrilos en Jamaica, recorrer Curaçao entre fachadas llenas de color, islas como Aruba, Granada, Barbados o Santa Lucía. Los lugares para visitar son incontables, todos ellos con una enorme belleza. Experiencias únicas entre rayas, entre un espectacular arrecife de coral o visitando una pequeña extensión de tierra en la que sólo verás una sombrilla y un sinfín de especies alrededor llamada Mopion Island.

Y para concluir el viaje, muchos cruceros te ofrecen la posibilidad de atracar los dos últimos días en La Habana. La entrada a la bahía, la forma en que te va acogiendo, será una de las experiencias del viaje. Después, recorrer los distintos puntos de la ciudad entre casas cuyas paredes castigadas les confieren una belleza aún mayor y la alegría de las gentes te contagiará desde el primer minuto.

[Arriba]

Viajar a Tailandia

El número de españoles que viajaron en septiembre de 2015 a Tailandia alcanzó los 13.777 turistas, según las últimas cifras publicadas por el Ministerio de Turismo y Deporte del país asiático. Este dato supone un aumento del 35,68% respecto al mismo mes del año pasado y demuestra que este país se sitúa en los últimos años entre los 25 destinos turísticos más visitados del planeta.

Pero… ¿qué tiene de especial el llamado ‘País de la Sonrisa’ para atraer a cada vez más turistas?

Tailandia es un país perfecto para todo aquel que desee cambiar radicalmente de aires y esté dispuesto a sumergirse en un mundo totalmente distinto, dejando de lado todo lo occidental y todo a lo que estén acostumbrados, sobre todo si sus destinos previos estaban situados dentro de esa área de confort conformada por los lugares que son similares a nuestro país de origen.

Tailandia es una nación tranquila en la que la vida transcurre a un ritmo normal pese a los sucesos acaecidos en los últimos años. Tanto para el visitante como para la población local, que es amable y acogedora con el turista, la vida sigue con normalidad total pese al golpe de Estado que tuvo lugar en mayo en mayo de 2014 y que atenuó la democracia existente en el país desde 1992.

Más allá de su envidiable clima, sus paradisíacas playas o su entorno paisajístico, Tailandia se caracteriza por la hospitalidad de sus gentes y por su cultura única. El ‘arte de vivir tailandés’, el Thainess, hace referencia al estilo de vida Thai y modela el estilo de vida y particular modo de ver el mundo de este país, haciéndolo un lugar amable, acogedor y libre de estrés, pues se guía por actitudes como el sanook (ideal Thai de la diversión) y el mai pen rai (no te preocupes, sé feliz).

Tailandia es todo lo que se lee de ella: es divertida, es espontánea, es simpática y es natural. Es un país en el que dejarse llevar y por el que se recomienda, incluso, viajar con un plan de ruta, pero no con todo planeado, sino dejarse llevar.

¿Cómo recorrer Tailandia?

Seamos sinceros, un viajero medio español desconoce la geografía tailandesa, por mucho que sepa situar el país y su capital en el mapa, es probable que no podamos ir mucho más allá.

Entonces, ¿por dónde empezamos a recorrer el país y qué vemos? No son pocos los viajeros españoles que, tras visitar este país, han compartido sus experiencias y, con ellas, sus rutas y recorridos en blogs como este. Hasta El País publicaba ya el 2013 una lista de consejos para desenvolverse mejor sobre el terreno.

La opción elegida por un gran porcentaje de nuestros nacionales desplazados al ‘País de la Sonrisa’ es, desde Bangkok, subir al norte del país y, posteriormente bajar hasta a Ao Nang, desde donde retornan a Bangkok.

Consejos prácticos

Como sucede siempre antes de viajar a cualquier lugar, y mucho más si resulta ser exótico para nosotros, como es el caso, hay que saber si nos manejamos en alguno de los idiomas que se hablan en el lugar, si es necesario vacunarse antes de ir, qué documentación nos es necesaria, qué se come allí, qué visitaremos, etc.

Pues bien, aquí resolvemos alguna de estas dudas, aunque siempre hay que adecuar estas respuestas a cada caso particular, por lo que recomendamos que, antes de nada os informéis, visitando, por ejemplo, la página web de Turismo de Tailandia.

El tailandés es la lengua oficial del país, aunque la población habla inglés y otros idiomas occidentales, por lo que desenvolverse no debería ser un problema demasiado grande.

Visitar este lugar de ensueño no nos obliga a vacunarnos de nada si tenemos al día las vacunas obligatorias en España, aunque sí que nos obliga a actualizar nuestra documentación.

Cabe recordar que la legislación local prohíbe todos los narcóticos, teniendo que aportar un justificante en el caso de que, por motivos de salud, se intente introducir un medicamento que pueda ser considerado narcótico en el país.

La moneda nacional es el Baht y, aunque aceptan las tarjetas de crédito más frecuentes, hay que saber que un euro equivale a una media de entre 35 y 40 Baht.

Por último, antes de hacer la maleta, conciénciate de que tendrás ‘Jet Lag’, pues vayas cuando vayas, hay una diferencia horaria de entre 6 horas (en invierno) y 5 horas (en verano) con la hora Central de Europa (CET). Además, recuerda que es un país cálido en el que tendrás que vestir con ropa suelta y ligera, a poder ser de algodón, y en el que las prendas de abrigo –ligeras- sólo te harán falta en las montañas y en las noches del norte del país.

A estas alturas, queda poco por añadir: ¡Disfruten de su viaje!

[Arriba]