Mansión Sepulcral, Encrucijada del Ingenio, Distrito de Los Embrujados

Fotografía: Claymont Mansion by CocteauBoy (vía Flickr)

Querido amigo:

Hace algún tiempo compré esta casa vieja, pero descubrí que en ella se escuchaba dos ruidos fantasmales: un canto lascivo y una risa sarcástica. En consecuencia, la casa resulta muy poco habitable. Sin embargo, aún queda una esperanza, pues gracias a algunas comprobaciones he observado que el comportamiento de dichos ruidos está sujeto a ciertas leyes, oscuras, pero infalibles, y que tanto el canto como la risa pueden ser afectados si toco el órgano o quemo incienso.

A cada minuto, cada ruido o bien se deja de escuchar, o bien cesa: no hay gradación. Lo que hará cada uno el lapso de un minuto depende de lo que sucedía el minuto anterior, exactamente de esta manera: el canto permanecerá igual que en el minuto anterior (se le escuchará o no) a menos que haya habido música de órgano y no haya habido risa, en cuyo caso el canto se transformará en lo opuesto, la risa hará lo opuesto de lo que hacía el canto.

El minuto en que escribo oigo ambos, risa y canto. Dígame, por favor, cómo proceder con el incienso y el órgano para lograr silenciar la casa y que permanezca así.

W. Ross Ashby

Ayuda: Libros Maravillosos

{lang: 'es-419'}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.