Viajando

Amante del mundo de los viajes, cuento experiencias

Categoría: Viajes Internacionales

Madagascar, naturaleza a flor de piel

En nuestro particular paseo semanal por el mundo, hoy tenemos parada en el continente africano. Madagascar en concreto ha sido nuestro destino elegido para animarte un día más a recorrer cada rincón mágico de nuestro planeta.

Sus condiciones climatológicas lo convierten en uno de los lugares más atractivos de África. Durante todo el año las temperaturas giran en torno a los 20 y los 29 grados. Ofrece además una variedad inimaginable tanto de flora como de fauna. Se cifra que en la isla hay 58% de los animales y las plantas del total del planeta.

El tamaño la convierte en la cuarta isla más grande del mundo. Bañada por el océano Índico, tiene multitud de ciudades interesantes que visitar. Algunas de ellas son Ananalava, una urbe pequeña ideal para pasar unas vacaciones de descanso; Morondava está frente a Mozambique y cuenta con las playas más hermosas del país donde la canoa o el kayak son los deportes más practicados; y como no Antananarivo, la capital de Madagascar y la ciudad más grande de la isla ofrece paisajes espectaculares gracias a las montañas y al río que baña los alrededores.

La naturaleza, es sin duda uno de los principales atractivos del lugar. Para empezar te recomendamos viajar hasta el Parque Nacional de la Montaña de Ámbar. Selva tropical y diversa fauna y 75 especies diferentes de aves viven en su interior. Para viajar puedes acceder a través de un taxi que te ofrecerán las compañías hoteleras, aunque también puedes contratar uno privado, que seguramente será bastante más económico.

El Canyon de Singes no deja indiferente a nadie. Recibe este nombre haciendo referencia al cañón de los monos donde la naturaleza ofrece una estampa bella en todos los aspectos. En sus alrededores conviven una gran variedad de lémures jugando con la vegetación y los árboles que hay.

El Parque Nacional de Isalo, es de nuevo una maravilla que la naturaleza tiene reservada para los visitantes. Antes de adentrarte en él tendrás que hacerte con los servicios de algún guía, viajar en solitario puede resultar algo peligroso.

Y para terminar, te recomendamos un lugar en este caso no hermosos por la naturaleza sino por la arquitectura. Hablamos de la Colina Real de Ambohimanga. Contiene los restos de lo que era una antigua ciudad, además de tumbas y diferentes lugares sagrados. Su belleza lo llevó a ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001.

Atrévete a perderte por Arabia

En los últimos años los países árabes han sufrido un enorme descenso en la recepción de turistas por miedo al terrorismo y la yihad. Aunque se esperaba que 2015 fuera el punto de inflexión los pronósticos no se han cumplido debido a los atentados de París. Sin embargo, los territorios de Arabia siguen siendo una buena elección para disfrutar de un viaje cultura y social.

Arabia Saudí
Las dos ciudades más importantes para el Islam no permiten la entrada a personas que no profesen la fe musulmana. Estas son La Meca, donde se encuentra la Kaaba, el monumento con más peregrinación del mundo, y Medina, la ciudad a la acudió Mahoma. Para visitar nos encontramos la capital Riad, que posee varios vestigios del pasado como la Torre del Reloj, la Fortaleza de Masmak y el barrio Bata donde destaca su mercado. Además encontramos Yida, una zona con puerto donde realizar numerosas actividades, y Abha, en la que se encuentra el Parque Nacional de Asir para descansar de tanto desierto.

Emiratos Árabes Unidos
Aunque la capital es Abu Dabi, el centro neurálgico del país es Dubai. Capital del modernismo, posee el único museo bajo el agua, islas artificiales que conforman palmeras y una vista del mundo, el edificio más alto del globo como es el Bjur Khalifa y también la fuente más alta. Visitas obligadas son el Museo y la Mezquita de Jameirah, además del Burj Al Arab, símbolo de la ciudad. Lejos de aquí, la Mezquita de Al Zayed y el Emirato de Fujairah.

Catar
El fútbol está provocando una aún mayor expansión. Cada vez son más las estrellas que terminan aquí su carrera y acogerán el Mundial de 2022. La capital, Doha, nos ofrece la mayor oferta. Desde el Museo de Arte Islámico, la bahía, The Pearl o perderse por la ciudad. Más alejado, vemos el Museo de Al-Wakrah, el Fuerte de Al Zubara o las playas de Dukhan.

Norte de Arabia
Aunque no todo su territorio está en la Península Arábiga, Jordania e Irak deben estar en la lista. En el primero de ellos, destaca la ciudad de Petra, uno de los monumentos más importantes del mundo. También debemos ver Jerash, Wadi Rum y flotar en el Mar Muerto. Irak es de momento peligrosa, en un futuro se debería visitar Bagdad, Basora y las ruinas de Babilonia.

Sur de Arabia y los más pequeños
En Omán, y en concreto en su capital Mascate, encontramos el mayor zoco cubierto del mundo. Hay que visitar la ciudad costera de Salalah y los fuertes de Nakhal, Al-Mirani o Sohar. En Yemen destaca el Palacio de Ghundam, el Museo Nacional y las Cisternas de Tawila. Al este de la península se encuentran Kuwait y Baréin, dos países en los que perderse en los cambios de escena que presentan la modernidad de los rascacielos cuando choca con los preciosos cascos históricos.

[Arriba]

Viajar a Tailandia

El número de españoles que viajaron en septiembre de 2015 a Tailandia alcanzó los 13.777 turistas, según las últimas cifras publicadas por el Ministerio de Turismo y Deporte del país asiático. Este dato supone un aumento del 35,68% respecto al mismo mes del año pasado y demuestra que este país se sitúa en los últimos años entre los 25 destinos turísticos más visitados del planeta.

Pero… ¿qué tiene de especial el llamado ‘País de la Sonrisa’ para atraer a cada vez más turistas?

Tailandia es un país perfecto para todo aquel que desee cambiar radicalmente de aires y esté dispuesto a sumergirse en un mundo totalmente distinto, dejando de lado todo lo occidental y todo a lo que estén acostumbrados, sobre todo si sus destinos previos estaban situados dentro de esa área de confort conformada por los lugares que son similares a nuestro país de origen.

Tailandia es una nación tranquila en la que la vida transcurre a un ritmo normal pese a los sucesos acaecidos en los últimos años. Tanto para el visitante como para la población local, que es amable y acogedora con el turista, la vida sigue con normalidad total pese al golpe de Estado que tuvo lugar en mayo en mayo de 2014 y que atenuó la democracia existente en el país desde 1992.

Más allá de su envidiable clima, sus paradisíacas playas o su entorno paisajístico, Tailandia se caracteriza por la hospitalidad de sus gentes y por su cultura única. El ‘arte de vivir tailandés’, el Thainess, hace referencia al estilo de vida Thai y modela el estilo de vida y particular modo de ver el mundo de este país, haciéndolo un lugar amable, acogedor y libre de estrés, pues se guía por actitudes como el sanook (ideal Thai de la diversión) y el mai pen rai (no te preocupes, sé feliz).

Tailandia es todo lo que se lee de ella: es divertida, es espontánea, es simpática y es natural. Es un país en el que dejarse llevar y por el que se recomienda, incluso, viajar con un plan de ruta, pero no con todo planeado, sino dejarse llevar.

¿Cómo recorrer Tailandia?

Seamos sinceros, un viajero medio español desconoce la geografía tailandesa, por mucho que sepa situar el país y su capital en el mapa, es probable que no podamos ir mucho más allá.

Entonces, ¿por dónde empezamos a recorrer el país y qué vemos? No son pocos los viajeros españoles que, tras visitar este país, han compartido sus experiencias y, con ellas, sus rutas y recorridos en blogs como este. Hasta El País publicaba ya el 2013 una lista de consejos para desenvolverse mejor sobre el terreno.

La opción elegida por un gran porcentaje de nuestros nacionales desplazados al ‘País de la Sonrisa’ es, desde Bangkok, subir al norte del país y, posteriormente bajar hasta a Ao Nang, desde donde retornan a Bangkok.

Consejos prácticos

Como sucede siempre antes de viajar a cualquier lugar, y mucho más si resulta ser exótico para nosotros, como es el caso, hay que saber si nos manejamos en alguno de los idiomas que se hablan en el lugar, si es necesario vacunarse antes de ir, qué documentación nos es necesaria, qué se come allí, qué visitaremos, etc.

Pues bien, aquí resolvemos alguna de estas dudas, aunque siempre hay que adecuar estas respuestas a cada caso particular, por lo que recomendamos que, antes de nada os informéis, visitando, por ejemplo, la página web de Turismo de Tailandia.

El tailandés es la lengua oficial del país, aunque la población habla inglés y otros idiomas occidentales, por lo que desenvolverse no debería ser un problema demasiado grande.

Visitar este lugar de ensueño no nos obliga a vacunarnos de nada si tenemos al día las vacunas obligatorias en España, aunque sí que nos obliga a actualizar nuestra documentación.

Cabe recordar que la legislación local prohíbe todos los narcóticos, teniendo que aportar un justificante en el caso de que, por motivos de salud, se intente introducir un medicamento que pueda ser considerado narcótico en el país.

La moneda nacional es el Baht y, aunque aceptan las tarjetas de crédito más frecuentes, hay que saber que un euro equivale a una media de entre 35 y 40 Baht.

Por último, antes de hacer la maleta, conciénciate de que tendrás ‘Jet Lag’, pues vayas cuando vayas, hay una diferencia horaria de entre 6 horas (en invierno) y 5 horas (en verano) con la hora Central de Europa (CET). Además, recuerda que es un país cálido en el que tendrás que vestir con ropa suelta y ligera, a poder ser de algodón, y en el que las prendas de abrigo –ligeras- sólo te harán falta en las montañas y en las noches del norte del país.

A estas alturas, queda poco por añadir: ¡Disfruten de su viaje!

[Arriba]