Viajando

Amante del mundo de los viajes, cuento experiencias

Categoría: Información Turística

Perú: viajando por el paraíso de la gastronomía

Travel 1 te presenta un país de América del Sur que merece la pena visitar: Perú. Dicen que una de las mejores maneras de conocer un país es a través de su gastronomía, pero, en el caso de Perú, la gastronomía es un imprescindible, pues supone un verdadero viaje por todos sus rincones. Pero, además de tener una gastronomía tan variada como sus tierras, también ella está marcada por la fusión de diversas culturas desde la española, hasta la china o japonesa.

Pero empecemos por el principio. Perú es uno de los países con mayor variedad de ecosistemas: valles, mesetas, una costa desértica y la selva del Amazonas. Esa variedad también le convierte en uno de los países con mayor biodiversidad del mundo. Y esa biodiversidad se traduce en un sinfín de ingredientes que hacen que la cocina peruana sea única en el mundo: carnes, pescados de mar y de agua dulce, verduras, frutas, especias… 

Por ejemplo, se cultivan 2500 tipos de papa o patata diferente en la región andina peruana, hay 150 variedades diferentes de carrote (una especie de tubérculo a medio camino entre la patata y el boniato) y se encuentran más de 500 especies diferentes de frutos. Una cocina con más de 500 platos típicos diferentes, que van desde el ceviche, que es una receta de las más tradicionales, hasta el Pisco Sour, inventado en Perú en el siglo XX. Existen más de 2500 tipos de sopas distintas, unos 250 postres tradicionales… una locura para el paladar.

Cada zona de Perú tiene su cocina particular: cocina marina, cocina criolla, cocina andina, cocina de la selva… Al viajar a Perú, podemos ver paisajes que van desde el desierto, hasta la selva y además, esos paisajes se pueden saborear.

A la variedad geográfica se une el mestizaje de diferentes flujos migratorios que han hecho de la gastronomía peruana un fenómeno único en el mundo que es apreciado por los mejores chefs. Primero, los españoles, que aportaron también la influencia de la cocina morisca; los chefs franceses que huyeron de la Revolución Francesa instalándose en Perú y las migraciones chino-mandarina, japonesa e italiana del s.XIX han enriquecido una ya variada cocina tradicional que ha sabido integrar ingredientes llegados de otras latitudes con sus ingredientes tradicionales.

Perú es un paraíso, no solo por su variado paisaje de mar, montaña, selva o plano, sino también por esa variada, reconocida y exquisita gastronomía.

Conoce la Toscana en 3 días

El tiempo ideal y recomendable para conocer esta región italiana sería de una semana pero sabemos que eso es muy difícil. Cuando decidimos ir de vacaciones a un país extranjero la duración suele reducirse debido al tema económico, por ello hoy intentaremos resumir los mejores rincones de la Toscana para conocer en 3 días.

Primer día

Nuestro primer destino puede ser conocer la ciudad de Florencia. El aeropuerto de la capital de la Toscana se encuentra a 15 minutos, por lo tanto, para un viaje de pocos días quizás sea mejor utilizar el transporte público, el cual cuenta con buenas comunicaciones.

Comenzaremos visitando la Catedral de Santa María Novella. La belleza con la que este este edificio -de mármol blanco, verde y rojo- cuenta es asombrosa. Comenzó a construirse en el año 1400 y fue concluida 40 años más tarde.

Continuaremos nuestro camino hacia el centro histórico de la ciudad donde nos encontraremos con la plaza de la Signoria. E iremos hacia el Ponte Vecchio y al Palazzo Pitti. Allí se encuentra uno de los jardines más bonitos del Renacimiento Italiano.

Caminando por la ribera del rio Arno llegaremos hasta el Ponte delle Grazie. Una vez cruzado el puente estaría bien visitar la Basilica de Santa Croce, lugar donde Michelangelo o Macchiavelli fueron enterrados, y el Borgo di Santa Croce.

El Palazzo Strozzi sería un punto interesante a conocer ya que acoge en ocasiones exposiciones bastante importantes. Y por último, en el Borgo di San Lorenzo podemos encontrar un mercado tradicional florentino.

Segundo día

En el ecuador de nuestro viaje deberíamos aprovechar para visitar dos importantes ciudades medievales: Siena y San Gimignano.

En cuanto a Siena, una de las ciudades góticas por excelencia puntos claves a conocer en la ciudad serían: el Duomo di Siena, el Palazzo Piccolomini, el Museo dell’Opera, la Piazza del Campo y el Museo dei Fisiocritici. Para conseguir hacernos una idea general sobre lo que fue esta ciudad y lo que sigue siendo estos puntos son claves.

La segunda parte de la etapa de nuestro segundo día sería en San Gimignano. Esta ciudad se mantiene casi intacta a pesar del paso de los años y sigue conservando 14 torres, entre ellas la Torre Grossa es la mayor y en la ciudad no puede construirse con una altura mayor a esta.

En cuanto a las iglesias, la Collegiata es uno de los puntos más importantes de la ciudad ya que cuenta con numerosas recreaciones de la biblia. Además de la Chiesa di San’t Agostino o la Cappella de San Bartolo.

Y las plazas más importantes: Piazza della Cisterna, Piazza Duomo Piazza Pecori y Piazza delle Erbe.

Tercer día

En nuestro último día nuestra recomendación sería visitar las ciudades de Lucca y de Pisa.

Los principales monumentos de Lucca serían: el Anfiteatro Romano, el Duomo de San Martino, el Palazzo dei Guinigi, la Chiesa de San Michele in Foro, la casa natal de Giacomo Puccini, la Chuesa di S. Giovani e S. Reparta y la Via Fillungo.

Mientras en la ciudad de Pisa, conocida debido a su famosísima Torre inclinada, cuenta con numerosos rincones: el Ponte di Mezzo en el río Arno, Borgo Stretto, Via Dini, la Piazza dei Cavalieri, la Scuola Normale Superiore, el Palazzo dell’Orologio y la Piazza dei Miracoli, donde encontratremos el Duomo y la Torre inclinada de Pisa.

Si nuestro destino lo programamos para acabar en Pisa sería perfecto ya que cuenta con el aeropuerto mayor de toda la Toscana.

Sin duda alguna, después de esta breve visita seguro que queremos volver para disfrutar de los preciosos rincones que esta región esconde.

[Arriba]

Copenhague, Vive en un cuento

Si hay algún lugar con mucho encanto e historia, ese es la ciudad danesa Copenhague. Sus parques de atracciones, sus museos, sus castillos, sus costumbres y su Guardia Real hacen de la capital de Dinamarca una de las más bellas del mundo.

En lo que respecta a su cultura gastronómica, te recomendamos en Noma, el mejor restaurante de la ciudad. Una muestra de ello es que es el único que ha conseguido dos estrellas Michelin en Dinamarca. Es difícil hacer la reserva, pero con mucha antelación podrás conseguirlo.

Copenhague siempre ha sido muy conocida por sus objetos de diseño y por su moda internacional y escandinava. En el centro de la ciudad encontrarás pequeñas pero acogedoras boutiques y grandes almacenes con marcas conocidas y otras, más exclusivas.

Cuando pienses que sus habitantes duermen, la ciudad está más viva que nunca. Copenhague está poblada de bares de vinos de moda, grandes discotecas y pequeños pubs. Entre sus calles, tienes que aprender a jugar a los dados, típico francés.

Centro neurálgico cultural e histórico te invitamos a visitar la impresionante Iglesia de Mármol, con la cúpula más grande de Escandinavia; los Salones reales del Palacio de Christianborg que actualmente es el Parlamento; la catedral donde se casó el príncipe heredero, la Catedral de Copenhague; el Jardín del Rey y el Castillo de Rosenborg, donde se encuentran las joyas de la Corona. También puedes hacer una excursión a la casa de ficción de Hamlet en el Castillo de Kronborg, en Elsinor; o la Catedral de Roskilde, el cementerio real.

No puedes marcharte sin antes haber visitado la casa de invierno de la familia real, el Palacio de Amalienborg. Cerca de la Plaza del Rey, el palacio lo constituyen cuatro enormes casas donde tendrás la oportunidad de conocer a la Guardia Real. Éstos salen a mediodía diariamente desde la Plaza del Ayuntamiento hasta llegar a su puesto de trabajo. Un auténtico espectáculo gratuito que merece la pena ver y donde tendrás la oportunidad de fotografiarte con ellos.

Como podemos comprobar una ciudad divertida y bonita de la que acabarás encandilado y en la que debes aprovechar cualquier minuto, de otra forma, no sería posible disfrutarla.

[Arriba]

Visita Portugal

Hoy me he levantado con ganas de viajar. Con ganas de conocer otro país repleto de distintas tradiciones, costumbres, su gente, su patrimonio… Y no sé porque me ha venido a la cabeza una ciudad, Lisboa. Siempre me han hablado bien de este país limítrofe a España. Pero a pesar de su ubicación tan cercana, aún aparece en mi lista de “destinos que visitar”.

He elegido este país por varios motivos que me han llamado la atención, entre ellos:

Las playas

Portugal son kilómetros y kilómetros de costa que el Atlántico regala para colmar todos tus deseos playeros. Paisajes de distinto relieve donde podrás encontrar desde largas extensiones salpicada con sombrillas y pasarelas de madera como en Comporta. Calas escondidas semidesérticas como las que podrás encontrar en Alentejo. Elegantes playas urbanas, como las de Cascais, o las fantásticas playas del Algarve.

Oporto

Esta ciudad es la originalidad transformada en calles y preciosos rincones, donde podrás visitar la bodega de Vila Nova de Gaia, o la librería más bonita del mundo. Arte, cultura y color unidos en el nombre de Oporto.

Lisboa

Pero si Oporto es bonito, sólo hace falta pasarse por la capital de Portugal, para terminar de enamorarte de este país. Bairo Alto y Alfama llenos de rollaco, tranvías amarillos, edificios post-terremoto, todo este encanto especial forman la ciudad de Lisboa.

La gastronomía

Las aceitunas, el aceite, los quesitos…O sólo fijémonos en los pataniscos que ponen antes de que llegue el caldo verde, el frango asado, o el bacalhau. Y la manteiga, siempre con sal. Toda una mezcla de sabores y aromas que no puedes perderte si vienes a Portugal.

La arquitectura

De la Iglesia de Braga a la Casa de Chá de Motosinhos de Álvaro Siza, o la Casa da música de porto al estilo manuelino del Monasterio de Batalha, los edificios portugueses destilan un estilo propio que los hace distintos y especiales. Pero no sólo podrás encontrar iglesias, está el palacio tan misterioso de la Quinta da Regaleira de Sintra, majestuoso, pertenece a otro mundo.

Las islas

Madeira y el archipiélago de las Azores son de los destinos favoritos por los turistas en Portugal. Ofreciendo nuevas experiencias donde podrás encontrar piedras volcánicas, playas donde siempre es primavera, huellas de la época de los descubrimientos, y una fauna y flora espectacular que terminarán por dejarte con la boca abierta.

Sí, yo ya tengo decidido dónde voy a ir este verano. ¿Y tú? ¿Lo sabes ya?

[Arriba]