A PROPÓSITO DE LA REUNIÓN DE NEGOCIACIÓN DEL PLIEGO DE PETICIONES

Por: Fabio Cardona Muñoz

En ejercicio de la libertad de cátedra y de expresión tan concedida en los discursos del señor rector, del vicerrector  y del secretario general de la universidad  durante la reunión del pasado 17 de enero, tengo para comentar lo siguiente:

1.      A mí me quedó claro que desde el punto de vista de la reglamentación existente para directivos públicos, estos jamás podrán ejercer la persecución y el acoso laboral como una política direccionada, ni indicarles por escrito a los otros mandos medios que la ejerzan.

 

2.      La realidad en la universidad Tecnológica  es que estos fenómenos si se producen aunque no quedan escritos estos  atropellos. Lamentablemente los profesores víctimas de estos atropellos no permiten que se denuncien con sus nombres. Muchas contrataciones de docentes transitorios, por ejemplo, en el departamento de Física se han hecho por recomendaciones de directorios políticos o por directivos de mayor jerarquía.

 

3.      Niegan este tipo de corrupción resaltando la composición “amplia “de los entes encargados de aprobar las contrataciones, como los Consejos de Facultad, donde hay la supuesta representación de profesores, estudiantes y egresados. Pero es conocido por todos como se eligen estos representantes. El teléfono funciona dando las recomendaciones del que debe ser elegido. El egresado es una persona que por mucho tiempo ha estado ajeno a los procesos universitarios y es elegido por otros egresados en igual condición y que son traídos con los gastos pagos  para que voten. Y no falta el directivo que con lista en mano está ubicado cerca de la urna para garantizar la votación por el candidato que se necesita (esto ha pasado en Ciencias Básicas). Esto no queda escrito ni grabado. Así es la democracia de los Consejos de Facultad.

 

4.      Estoy en completo desacuerdo con lo que afirma el profesor Manuel José de que “no hay una persecución sistemática contra nadie “y que el temor de los profesores  es por la precariedad de la contratación, que este temor dejaría de  existir con una contratación más amplia en el tiempo. Este es tan solo uno de los motivos del temor. Muchos, por ejemplo, no asisten a las asambleas por que la lista de los asistentes llega con una velocidad impresionante a manos de los directivos antes que termine la reunión. Se ha dado el caso de transmitir por celular las intervenciones de algunos profesores  en las asambleas. Si esto no es acoso laboral, persecución y limitación a la libertad de expresión. cómo se le podrá denominar, estimado profesor Manuel.  El caso del profesor Echeverry ha sido de lo más aberrante como ejemplo de persecución y no por falta de carga académica como lo da a entender el ahora defensor de los docentes, el secretario general.

 

5.      La arrogancia y la prepotencia  como trata a los docentes  y a otros trabajadores de la universidad el señor secretario general no tiene precedente en la historia de la universidad. El cinismo como se ofrece, en la reunión, como defensor de los derechos de todo aquel que sienta que se vulneran sus  derechos, cuando es él quien escudriña lo más lesivo de la ley, no la favorabilidad, para negar las peticiones respetuosas que hacemos la comunidad universitaria. Los trabajadores de Sintraunicol han sido víctimas de ello y algunos profesores que tramitan comisiones de estudio y otras. El miedo de estos es de tal magnitud, que no autorizan dar sus nombres.

Veamos como se  manifiesta el Secretario General en el Consejo Académico:

“El secretario pregunta hasta cuándo vamos a tratar a los servidores públicos como lo que son, debemos decirles señores ustedes viene a la hora que nosotros los necesitamos, pues nuestros profesores de las demás universidades se dejan programar cuando quieren y de nosotros que somos los principales nos tenemos que someter, uno no puede tener una institución de esta complejidad manejada con resabios.”Pág 22 Acta Ordinaria No. 05 del 22 de junio de 2011 del Consejo Académico.

Generaliza el señor secretario general y descalifica al cuerpo profesoral autoproclamándose el principal en la institución.

 

6.      El señor rector afirma  que los profesores de planta  marginábamos a los profesores transitorios  negándoles el derecho a que  hicieran investigación, a que se capacitaran. Que no eligieran y fueran elegidos en cargos administrativos. Invito al señor rector que lea con mucho más cuidado los diferentes Pliegos de Peticiones que durante muchas ocasiones ASPU ha  presentado, al gobierno nacional, y a la Universidad Tecnológica en particular, donde hay capítulos que se ocupan de las reivindicaciones para los profesores transitorios y donde precisamente están las que usted dice hemos estado en desacuerdo que ellos tengan, además nosotros no legislamos, solo las pedimos en los pliegos. Remitiéndonos solo al Pliego presentado a la UTP en el año 2009, encontramos más de diez acápites en los cuales se hace referencia a reivindicaciones y derechos para los profesores transitorios y catedráticos en cuanto a remuneración, carga académica, participación, condiciones de trabajo, capacitación, etc.

Hoy las capacitaciones son selectivas y se favorece solo a unos pocos docentes transitorios y sobre todo a aquellos con mayor afinidad a la administración. Elegir y ser elegidos para muchos  profesores se ha vuelto un Karma  por la presión que sobre ellos se ejerce en las votaciones, puesto que se les “obliga “a votar por el(los) candidato(s) de la administración so pena de poner en peligro su próxima contratación. Esta es una realidad que no aparece escrita como directriz de la administración. No podría estarlo por obvias razones.

 

7.      Me pareció importante y valiosa  la posición del grupo de docentes y administrativos acerca de rechazar de manera contundente los anónimos de cualquier origen, aunque se olvidó mencionar que un docente transitorio expresó por escrito su simpatía por al menos uno de esos anónimos. La comisión sabe el nombre.

 

8.      El señor es muy probable que no esté informado, pero ante sus escritos en el periódico La Tarde durante el paro estudiantil, algunos profesores expresamos nuestro desacuerdo por sus afirmaciones que no reflejaban con exactitud lo que sucedía en la universidad Tecnológica.

 

Finalmente lamento que el punto del pliego de peticiones relacionado con el acoso laboral y las represalias contra los profesores que participen en asambleas, reuniones de claustros y representaciones, no fuera acordado, quedando en el ambiente la incertidumbre sobre el respeto a los procesos de contratación libres del acoso por algunos directivos, que ven en el opinar de los profesores, una amenaza para su permanencia en el cargo.

 

Los profesores esperamos con mucho entusiasmo que en las deliberaciones en el día de hoy se llegue  a acuerdos  democráticos para los intereses de los docentes.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *