Mercado de deudas en Europa: reducción de riesgo

El mercado de la deuda en dificultades tendrá que desempeñar un papel más destacado en la estrategia emergente de Europa para hacer frente al legado de los préstamos en mora (NPL).

Este mercado podría acelerar la resolución de la morosidad y permitir una mayor flexibilidad en la gestión del balance de los bancos.

Los inversores podrían aportar habilidades cruciales y posiblemente capital al proceso de reestructuración.

Problemática con el mercado de deudas en Europa

El proceso de venta de préstamos adolece potencialmente de una serie de imperfecciones del mercado que se manifiestan en importantes lagunas de valoración y en la falta de cobertura de determinados tipos de activos por parte del mercado.

En Europa, el volumen de negocio de las ventas de deuda en dificultades sigue siendo limitado en relación con el stock total de 870.000 millones de euros de préstamos en mora, y el stock adicional de 1,1 billones de euros de los denominados activos bancarios no estratégicos, que los bancos también intentan desinvertir en este mercado.

deudas e impagos

Hasta ahora ha habido poca demanda en el mercado de la mayor parte de los activos no garantizados entre las pequeñas y medianas empresas y otros prestatarios corporativos, préstamos en manos de bancos más pequeños con sus tasas de morosidad más altas, o exposiciones a empresas más grandes que podrían beneficiarse de una reestructuración integral de la deuda y de financiación adicional.

A medida que se apliquen directrices de supervisión más estrictas y que las nuevas directrices contables obliguen a aumentar los niveles de provisión, es posible que surja una oferta adicional significativa en el mercado.

La mejora de los regímenes nacionales de reestructuración e insolvencia está empezando a atraer a una gama más amplia de inversores.

Una iniciativa de los ministros de finanzas de la UE para mejorar la transparencia en torno a la calidad de los préstamos y fomentar una mayor liquidez a través de plataformas de transacciones podría reducir en cierta medida los costes fijos específicos de las transacciones.

Podría ser necesario un apoyo público más decisivo, por ejemplo a través de las sociedades de gestión de activos o en las estructuras de titulización.

Dado que una parte significativa de los activos bancarios de Europa podría pasar a manos de inversores poco conocidos, podrían perderse algunos de los beneficios de la banca de relaciones, y los reguladores se centrarán en la conducta de los administradores de préstamos.

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas