¿Qué es la Craneoscopia y cómo esto puede delimitar ciertos aspectos de tu vida?

Quién no ha escuchado, alguna vez las frases, ese hombre tiene cara de malo, o esa persona tiene cara de ángel, expresiones que dan, incuso sin conocer a la persona señalada y sin en muchos casos, sin siquiera mediar palabra. Por lo que expresamos viene directamente influenciado por su apariencia física y lo que percibimos de ella.

Quizás, estas alocuciones fueron la base, para hacia finales del 1700, el anatomista y fisiólogo alemán Franz Call anunciara el advenimiento de una nueva ciencia, a la que bautizó como craneoscopia, aunque sus seguidores acabaron designando como frenología.

La cual es una antigua teoría calificada actualmente como pseudocientífica, que afirmaba la posible determinación del carácter y los rasgos de la personalidad, así como las tendencias criminales, basándose en la forma del cráneo, cabeza y facciones

Si eres feo, eres malo

El planteamiento de Gall es que las diferentes partes del cerebro tienen funciones específicas, y que la superficie del cráneo refleja el desarrollo relativo de estas regiones. Galle identificó nada menos que 27 “órganos cerebrales”, cada uno de ellos correspondiente a protuberancias en la superficie craneal.

En sus teorías, estos órganos estaban asociados a cosas como el amor a los padres, la autodefensa, el valor o la codicia.

Aunque ahora nos resulte extraño, creer que una persona es buena o mala por su apariencia, este planteamiento fue creído, incluso fue reforzadas más tarde, hacia 1860, cuando el cirujano francés Paul Broca demostró la localización del habla en el cerebro.

Las suposiciones de Gall había ido demasiado lejos, pero lo realmente increíble penosos es que la mayoría de las personas usaban la frenología o craneoscopia como una guía para juzgar y etiquetar a buenos y malos.

Tan arraigadas fueron estas creencias, que incluso en la actualidad asociamos ciertos rasgos con maldad o bondad. Hecho que fue ampliamente afianzado por las teorías lombrosiana y finamente por los medios artísticos, como obras de artes, esculturas, obras de teatro y los más poderosos de todos el cine y la televisión.

Es por eso que, en la ficción fílmica, los malos tienen caras de malos y los buenos caras de buenos

Lo bello puede enmascarar lo malo

Expertos en estudios de casos jurídicos están tan de que la belleza física es un condicionamiento en las salas de justicia que propugnan que los acusados de cualquier delito no aparezcan personalmente en el juicio o, al menos, que tengan derecho a que otra persona de belleza normal les represente.  Se deben tomar medidas para evitar que los jurados populares sean suaves con los que poseen atractivo físico y severos con los poco agraciados.

Si piensas que esto no es posible, piénsatelo otra vez, pues una jurisprudencia proveniente de la antigua Grecia, muestra el caso de Friné una hetaira quién fue absuelta del crimen que se le imputaba, por su aspecto, como alegato de defensa y prueba enseño su cuerpo y en su defensa el abogado expresó que alguien tan bello no podía causar el mal a nadie, y sí dio resultado.

Por otro lado, un estudio revela que las personas, altas, esbeltas y atractivas tienen más amigo que la media, al mismo tiempo que gozan de beneficios laborales más elevados que sus colegas menos agraciados. Este hecho contundente fue publicado por Daniel Hamermesh y Jeff Biddle en un estudio publicado en American Economic Review.

Es por eso, que los individuos que trabajen con personal, deben recibir una inducción sobre la existencia de este efecto y percepción, para evitar a discriminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *