A la iluminación siempre se le ha dado una gran importancia en cuanto a la decoración de espacios, además de que estudios recientes han comprobado que la iluminación de un espacio influye directamente en la forma en la que nos sentimos dentro de una habitación, por lo que ahora simplemente es un aspecto que no puede pasar desapercibido al momento de pensar en la decoración.

De forma que si quieres darle a tu hogar toque de calidez y de encanto, es importante que elijas las luces adecuadas para poder conseguirlo de una forma efectiva. Es por eso que en este artículo te daremos algunos consejos que podrán serte de mucha utilidad:

Iluminación natural, la base de todo

La iluminación natral es la base de todo, ya que se siempre se debe de aprovechar al máximo durante las horas del día que haya luz solar, ya que de esta forma se consigue que la casa tenga una mayor luminosidad y amplitud.

Se pueden aprovechar cortinas o estores para matizarla, pero siempre dejando que consiga llegar a todos los rincones que le sea posible. De esta forma la luz artificial sólo será necesario durante la noche o sirviendo como un leve apoyo a la luz natural.

iluminación artificial de estdio

Elegir la luz artificial según las necesidades que estés por realizar

Los distintos tipos de luz que podemos encontrar disponibles deben de servir para poder adaptarla a nuestras necesidades específicas, pero siempre se recomienda optar por iluminación LED o de bajo consumo energético, las cuales ayudan a cuidar el medio ambiente y tu bolsillo.

La ventaja de la luz artificial es que se puede jugar con ella para crear ambientes según tus necesidades. Por ejemplo, si quieres poder leer cómodamente en tu estudio con un ambiente cálido y de confort, puede hacerlo usando un tipo de luz específica y colocándola en un buen sitio.

Pero si quieres crear un ambiente en el que puedas trabajar y sentirte con más energía, entonces necesitar utilizar otro tipo de luz, posiblemente una que imite mejor a la luz solar para que puedas sentirte lleno de energía y que no se cree un ambiente de confort que te invite a relajarte. Es por eso que siempre resulta muy importante pensar en qué tipo de ambiente quieres crear y enfocarte en ello.

¿Luz direccional o luz difusa?

Entre los tipos de iluminación que puedes encontrar es especialmente importante fijarte si se trata de una iluminación dirección o una difusa. A continuación, te explicaremos en qué consiste cada uno de estos tipos de luz y cuáles son sus diferencias:

  • Luz difusa: la iluminación difusa es aquella que se esparce por toda la habitación de forma uniforme. Este tipo de luz suele utilizarse con luminarias de vidrio, tejido o papel, además de que se tienen que combinar con iluminación direccional.
  • Luz direccional: se trata de la iluminación que emite un haz de luz concentrado sobre una superficie especifica. Por ejemplo, es muy común que se use en las lámparas de escritorio o para lectura.

Si estás pensando en combinarlas para crear un ambiente perfecto para las tareas que realizarás en una habitación, debes de tener en cuenta algunos factores importantes como el tamaño de la estancia, el tipo de bombilla y si es una luz cálida o fría.

Hoy en día es muy sencillo encontrar varios ejemplos sobre cómo puedes aprovechar la iluminación para crear un espacio con el que te sientas más cómodo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *